Historia de Acosta

Acosta es el cantón número 12 de la provincia de San José, en la República de Costa Rica. Está ubicado a 30 km al sur de la ciudad de San José. Presenta una extensión de 342.24 km2, lo que lo hace el cuarto cantón de mayor extensión superficial de la provincia de San José, después de Pérez Zeledón, Puriscal y Dota, y el número 39 entre todos los cantones de Costa Rica.

Está dividido en 5 distritos. Se encuentra limitado al norte por los cantones de Escazú, Alajuelita y Mora; al oeste por Mora y Puriscal; al este por Aserrí y al sur por Parrita.

Fue fundado el 27 de octubre de 1910. Su cabecera es San Ignacio de Acosta. Para el año 2012 contaba con alrededor de 20.200 habitantes.

El cantón cuenta con un alto índice de alfabetización (99.1%), y para el año 2012 presentaba un índice de desarrollo humano de 0.777 según el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo.

Es el cantón más topográficamente quebrado del país, donde predomina un paisaje francamente montañoso. Es considerado un cantón eminentemente agrícola, pues la actividad agropecuaria sigue siendo la que genera mayores ingresos y la que da mayor cantidad de trabajo a un alto porcentaje de sus pobladores.

El cultivo del café es la principal actividad agrícola y la mayor fuente de ingreso. Otras actividades económicas importantes son la ganadería de engorde, la apicultura y el cultivo de hortalizas, flor de itabo, frijoles y cítricos. En San Ignacio se da una economía basada en el comercio y los servicios.

El edificio más destacable es la Iglesia de San Ignacio de Loyola, la cual cuenta con un altar finamente acabado en oro traído de España.

Acosta es considerado "Tierra de músicos", por la fértil producción de músicos, que tiene una sus máximas expresiones culturales es la Banda Municipal de Acosta, que ha participado en varias competiciones a nivel internacional, obteniendo algunos reconocimientos importantes.

Existen varias escuelas de música y una escuela de ballet. En el cantón hay una sede regional de la Universidad Estatal a Distancia.

En la época precolombina el territorio que actualmente corresponde al cantón de Acosta, estuvo habitado por indígenas del llamado Reino Huetar de Occidente, que en los inicios de la conquista fueron dominios del cacique Garabito. En el cantón se han hallado dos sitios arqueológicos: Campo Nuevo, ubicado en Bijagual, que pertenece a las culturas aborígenes del Pacífico sur, y Cipresal, en Caraigres, que pertenece al Valle Central. Es posible que una sección del cantón fuera parte del cacicazgo de Aserrí, pues las crónicas españolas de la época de la conquista mencionan a un cacique Churraca o Chirraca, que era vasallo de este rey indígena.

Los primeros pobladores que llegaron a la región, en 1874 y 1875, provenían de Desamparados, Aserrí, Alajuelita y San Francisco de Dos Ríos entre los que estaban los señores Manuel Castro Castro, José Manuel Monge, Anselmo Monge, Juan Ureña, Isidoro Calderón, Félix Amador, Rafael Barboza, Damián Mora, Hipólito Ulloa y Nicolás Saborío. Antigua iglesia de San Ignacio de Acosta.

Construida en estilo gótico con materiales traídos de Bélgica, se desconoce la causa de su demolición y reemplazo por el templo actual. La primera ermita se construyó en 1878, durante el episcopado de monseñor Bernardo Augusto Thiel y Hoffman, segundo obispo de Costa Rica. En el año de 1899, se erigió la parroquia, dedicada a San Ignacio, la cual actualmente es sufragánea de la arquidiócesis de San José, de la provincia eclesiástica de Costa Rica

En la primera administración de Ricardo Jiménez Oreamuno el 27 de octubre de 1910, en ley No 24, se le otorgó el título de villa a la población de San Ignacio, cabecera del nuevo cantón creado en esa oportunidad. Posteriormente, en ley No. 4574 de 4 de mayo de 1970, se promulgó el Código Municipal, que en su artículo tercero, le confirió a la villa la categoría de ciudad, por ser cabecera de cantón. El 16 de noviembre de 1910 se celebró la primera sesión del Concejo de Acosta, integrado por los regidores propietarios, señores Vicente Fallas Hidalgo, Juan Zeledón Castro, y Félix Dolores Mesén Morales.

El secretario municipal fue Manuel Solís Solís y el jefe político Juan Zeledón Porras. La primera escuela en San Ignacio estuvo en la casa de Nicolás Saborío, uno de los primeros colonizadores de la zona. Posteriormente don Tomás Rojas Alpízar, donó un terreno para una escuela. En la administración de Teodoro Picado Michalski (1944-1948), se construyó un nuevo edificio para la escuela Cristóbal Colón.

El Liceo de Acosta inició sus actividades docentes en marzo de 1966, en el gobierno de Francisco Orlich Bolmarcich. En 1976 cambió de modalidad de enseñanza y nombre, pasando a ser, colegio Técnico Profesional Agropecuario de Acosta. La cañería se construyó en 1924 en la administración de Julio Acosta García. El alumbrado público eléctrico se instaló en 1953, suministrado por la municipalidad de Acosta.